Grândola, Vila Morena

Mural en Grândola con la partitura de ''Grândola, Vila Morena''

Mural en Grândola con la partitura de ”Grândola, Vila Morena” (PD Wikimedia Commons)

Desde siempre, para mi el 25 de abril es el día de la libertad, pues en mi país de origen en esa fecha se celebra la liberación de Italia de la ocupación nazifascista, en 1945. Así que aunque en España, mi país de adopción, el 25 de abril es un día cualquiera, siempre que llega ese día mi recuerdo va para los que han luchado, alguno de ellos sacrificando su propia vida, por ese derecho fundamental.

Este año he tenido la oportunidad de celebrar el 25 de abril en Portugal, donde también conmemoran en esa fecha su liberación de una dictadura, el salazarismo, conseguida en 1974 con la Revolución de los Claveles.

Ese día, a pesar de la lluvia incesante, el Rossio estaba lleno de gente de todas las edades que, con un clavel rojo en la mano, conmemoraba el fin del régimen, acabado por el golpe de Estado militar del Movimento das Forças Armadas, que abrió paso a un proceso de democratización de Portugal y al que se unió masivamente el pueblo luso, que salió a la calle en las principales ciudades portuguesas para apoyar el levantamiento y mezclarse con los militares rebeldes, a pesar de que las indicaciones que éstos daban a la población eran permanecer en sus casas. Por su parte, unos soldados pidieron unos claveles a unas vendedoras ambulantes y los introdujeron en los cañones de sus fusiles para dejar todavía más claro, por si hiciera falta, su deseo de no utilizar sus armas más que como disuasivo para el resto del ejercito y, sobre todo, para la PIDE, la policía política, que antes de rendirse causó la muerte de 4 civiles, los únicos que perdieron la vida en toda la revuelta.

Como señal para el inicio de las operaciones militares, los comandantes del MFA utilizaron una canción prohibida por el régimen dictatorial, Grândola, Vila Morena, que eligieron en un concierto que Amália Rodrigues, la reina del fado, había dado en el Coliseo de Lisboa poco menos de un mes antes. Esa canción, al igual que la mayoría de las compuestas por su autor, José Afonso, estaba prohibida por la censura, que en ese mismo concierto impidió la ejecución de otras 5 canciones del mismo cantautor. Sin embargo Grândola, Vila Morena se le escapó, así que Amália la cantó para cerrar ese concierto (la voz del siguiente vídeo es la suya) y la asoció para siempre a la Revolución de los Claveles.

El momento clave del 25 de abril portugués fue sin duda el sitio y la detención de Marcelo Caetano, el sucesor de Salazar, que a partir del comienzo de la revolución se había refugiado en el Cuartel de la Guarda Nacional Republicana del Largo do Carmo, en el Chiado. Ese momento está documentado en este vídeo, en el que se aprecia la gran cercanía y afinidad entre el pueblo y los militares rebeldes.

En ese mismo lugar, unas horas después de la manifestación, pude volver a escuchar Grândola, Vila Morena, tocada por unos gaiteros espontáneos.

Entradas relacionadas

  1. Peralías Contestar

    Preciosa canción por lo que significa, Portugal tiene mucho encanto y siempre que vas descubres algo nuevo. Saludos

    • Massimo Pennesi Contestar

      Muchas gracias por el comentario, Loli.
      Estoy de acuerdo contigo, Portugal es un país encantador.

  2. Pingback: Bitacoras.com

  3. Benjamin Contestar

    Qué sensibilidad y elocuencia hay siempre en tus post Massimo. Fantástico.
    No puedes imaginar lo que siento cada vez que oigo ese tema. Y más hoy que curiosamente he dedicado la tarde a revisar recuerdos de juventud. Yo cursaba 1° de carrera cuando la revolución de los claveles (aunque el otro día por no se que extraña asociación mental dijera rosas). La envidia, la admiración, las ganas de salir corriendo a vivirlo… Recuerdo que con no se que excusa, un grupo de alumnos “tomamos” el salón de actos y montamos una especie de sentada, con guitarras, flautas, … Franco seguía vivo. Y tardó año y medio en morirse, rodeado del afecto de todos los “afectos” a su régimen. Nosotros no fuimos capaces de acabar con él. Y lo dejó todo atado y bien atado. En fin. El año que viene vamos juntos a celebrar con los portugueses.

    • Massimo Pennesi Contestar

      Muchas gracias por tus palabras, Benjamín.
      España no consiguió liberarse de su dictador y lo enterró con honores de jefe de estado. Espero que ese recuerdo nos remueva las conciencias y nos empuje a todos los españoles a buscar y encontrar pronto la manera de liberarnos de esta nueva forma de dictadura que está oprimiendo cada vez más al pueblo.

  4. Gorka Contestar

    Sin duda una interpretación cargada de emoción. Una cosa quizás el 25 de abril no tenga mucho significado en España pero fue la víspera del bombardeo de Gernika, pero coincide con que fue el día del bombardeo de Eibar, curiosamente Eibar proclamó la II República el 13 de abril un día antes de que se hiciera oficialmente el 14. Parace que Eibar es el pueblo de las vísperas. Aquellos días fueron los primeros que se bombardearon poblaciones civiles en Europa, ya lo había hecho Mussolini en Harar (Etiopía).
    Te recomiendo otra canción de Mikel Laboa titulada GERNIKA

    http://www.youtube.com/watch?v=MweHnHqaOlE&feature=youtube_gdata_player

    Saludos,
    Gorkafm

    • Massimo Pennesi Contestar

      No recordaba la fecha exacta del bombardeo de Guernica, aunque nunca podré olvidar dos vivencias muy intensas y relacionadas con él.

      En 1982 vine a España por primera vez, como turista y sin saber que un día llegaría a ser mi segunda patria.
      La obra de Picasso acababa de llegar al Casón del Buen Retiro.
      Se me ponen los pelos de punta cada vez que recuerdo el momento en que entré en la sala que la alojaba y la conmoción tan grande que sentí al percibir el horror y el terrible sufrimiento en cada uno de los rostros, los gestos o los cuerpos desmembrados de los personajes del cuadro.

      El otro momento fue en mi único (por el momento) viaje al País Vasco, hace más de diez años, cuando tuve ocasión de ver el Árbol de Guernica, maravilloso símbolo de democracia. La emoción fue especialmente grande pues todavía estaba el Árbol Hijo, el que sobrevivió al bombardeo.

      Gracias, Gorka, por hacerme revivir esos recuerdos.

  5. Arantza Contestar

    A quienes ya peinamos canas, oir esta canción nos llena de recuerdos, de fuerza, de compromiso… de tantas cosas…
    Una delicia el post.

  6. manuel mellado Contestar

    ¡Cuántos recuerdos! Durante mucho tiempo estuvimos cantando esa canción para inspirarnos. Habéis tenido un viaje lleno de significados. ¡Felicidades!

    • Massimo Pennesi Contestar

      Muchas gracias, Manolo.
      Lamentablemente hace falta volver a cantarla, pues necesitamos inspiración.
      Hasta mañana.

  7. josé antonio rodríguez Contestar

    Magnifica web. Me paso horas y horas aprendiendo cosas. Muchas gracias.
    Por cierto al me podría pasar o decirme en donde puedo conseguir la partitura para tocar con marimba “Grândola vila morena”. Llevo un montón de años escuchando esa canción y me sigue emocionando como el primer día.
    Gracias

Deja un comentario

*