Stravinsky en Venecia

Isla de San Michele

Isla de San Michele (CC-BY-2.0 zedecoh en Flickr)

La mayor parte de las 116 islas que forman la ciudad de Venecia están unidas entre sí por puentes. Incluso quienes todavía no hayan tenido la suerte de visitar esta bellísima ciudad conocen algunos de ellos, como el puente de Rialto, el más antiguo de los cuatro que permiten cruzar el Canal Grande a pie, o el de los Suspiros, que une el Palacio Ducal con las prisiones (de ahí su nombre, por los suspiros de los presos que, al cruzarlo para ir o volver de ser juzgados, podían volver a contemplar por un instante la laguna veneciana).

También hay algunas islas a las que sólo se puede llegar con una embarcación privada o en vaporetto. Las más famosas tal vez sean Burano, por sus casas pintadas con colores vivos y su producción artesana de encajes de bolillo, y Murano, por sus artistas del vidrio, soplado a pleno pulmón para darle todo tipo de formas.

A medio camino entre Venecia y Murano hay otra isla muy importante, aunque menos turística: San Michele. En realidad, se trata de dos islas que hasta hace algo menos de dos siglos estaban separadas por un estrecho canal que ha sido llenado de tierra para permitir la ampliación del cementerio, que ocupa todo su territorio. En este cementerio monumental descansan los restos mortales de numerosos personajes ilustres, entre ellos Igor Stravinsky.

El compositor ruso murió en Nueva York el 6 de abril de 1971, a punto de cumplir los 89 años. Se celebró un primer funeral en esta ciudad de Estados Unidos, país en el que pasó la mayor parte de su larga vida. Sin embargo a los pocos días, hoy hace exactamente 41 años, su féretro fue trasladado a Italia por su expresa voluntad para recibir sepultura en el mismo cementerio en el que desde 1929 descansaba Sergei Diaghilev, el empresario de los legendarios Ballets Rusos, una compañía que revolucionó la danza de la Europa de comienzos del siglo XX (dejando su fuerte influencia durante muchas décadas posteriores) gracias a la unión de su brillante e innovadora técnica, llena de vitalidad y expresividad, con la genialidad de un gran número de artistas que colaboraron con ella. Entre ellos: los pintores Pablo Picasso, Georges Braque, Juan Gris y Henri Matisse, los coreógrafos Michel Fokine, Marius Petipa y Vaslav Nijinsky y los músicos Claude Debussy, Maurice Ravel, Erik Satie, Richard Strauss, Ottorino Respighi, Francis Poulenc y Manuel de Falla.

El encargo que en 1910 Diaghilev hizo a Stravinsky no pudo ser mejor oportunidad para el joven compositor, muy prometedor pero todavía poco conocido: la música para un ballet sobre un cuento infantil ruso. Stravinsky, que todavía vivía en su país de origen, compuso una primera versión para piano empleando un lenguaje musical con muchas referencias al folclore de su tierra. Seguidamente, poniendo en práctica lo que había aprendido de su sabio maestro Rimsky-Korsakov, lo orquestó empleando una paleta de colores vivos y brillantes. Así nació el El pájaro de fuego, la primera de una larga serie de colaboraciones entre estos dos grandes personajes de la cultura del siglo XX, incluyendo su obra maestra: La consagración de la primavera.

El protagonista de este cuento fantástico es un pájaro de color brillante que tiene el poder de deshacer los embrujos del malvado Kastchei. El príncipe Iván, tras capturar al pájaro, conmovido por sus súplicas, lo deja en libertad. Agradecido, éste le regala una de sus plumas, que le servirá para pedirle auxilio, agitándola en el aire, cuando está a punto de sucumbir frente al brujo. El pájaro le salva cantando una dulcísima nana que duerme a Kastchei y permite a Iván destruir el huevo que contiene su alma y hacer desaparecer al malvado para siempre.

En el siguiente vídeo, grabado en 1965, tenemos la oportunidad de escuchar y ver al mismo Igor Stravinsky, octogenario, interpretando el final de la suite del ballet (versión de 1945) al frente de la New Philharmonia Orchestra.

La suite de este ballet (versión de 1919) la emplearon los estudios Disney para cerrar el largometraje Fantasía 2000. Las imágenes no se refieren en absoluto al cuento original, sino que narran otra historia, la de una ninfa del bosque que, al final de un gélido invierno, despierta la naturaleza para que vuelva a llenar de vida y color los campos. Pero comete el error de despertar también a un volcán, cuya erupción es tan violenta que, además de cubrir todo lo que le rodea, casi la mata con sus enormes chorros de lava con forma de pájaros de fuego. Cuando la ninfa se recupera, al contemplar tanta desolación a su alrededor, deja caer una lágrima que, al contacto con la tierra, devuelve la vida a toda la vegetación y la felicidad a ella y su amigo ciervo.

En el minuto 4:23 de la interpretación de Stravinsky y en el minuto 5:55 del vídeo de Disney, empieza el final del ballet, El retorno a la vida de los caballeros petrificados y la alegría general, del que he preparado un arreglo para flauta dulce.

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Arantza Contestar

    ¡Y yo sin saber la relación Strawinsky-San Michele! Habría disfrutado mucho más de la bella Venecia. Lo dejo para otra vez. Gracias por este excelente artículo.
    P.D.¿Sabes si va mal Eduplaneta musical?

    • Massimo Pennesi Contestar

      Gracias a ti por el comentario. En este momento Eduplaneta musical parece funcionar correctamente. Espero que los problemas que hayas podido experimentar hayan sido algo ocasional y sin importancia. De todas formas estaré pendiente. Un saludo

    • Massimo Pennesi Contestar

      Muchas gracias por tu comentario, Arantza.
      Por lo que puedo ver en el tablet, Eduplaneta musical parece funcionar correctamente. En este momento estoy de viaje. A la vuelta lo miraré más a fondo.

      • Arantza Contestar

        Es que a mí me aparece la página actual, con siete entradas, y si pretendo ver entradas anteriores salta a las del día 10 de abril y seguro que entre esa fecha y hoy ha habido un montón de trabajos.Haré una prueba mañana, a ver si veo las de hoy como entradas antiguas. Si no te importa te mantendré al corriente.

        • Massimo Pennesi Contestar

          Ya está todo arreglado. Era un plugin que reescribía mal las URL.
          Muchas gracias por tu ayuda.

          • Arantza

            Gracias!!!!!!

  3. Ángeles Alonso Contestar

    Yo también desconocía esta parte de la vida (o muerte) del compositor. Gracias.
    Me apasiona la efervescencia artística de las primeras décadas del siglo XX, pienso que fue un momento fascinante y crucial para la Historia del Arte.
    Un post fantástico, un saludo

  4. Pingback: Der Feuervogel (Igor Strawinsky) - Blockflötennoten

  5. Pingback: L'uccello di fuoco (Igor Stravinsky) - Il flauto dolce

  6. Pingback: El pájaro de fuego (Igor Stravinsky) - La flauta dulce

Deja un comentario

*