All’alba vincerò!

Poster del estreno de Turandot (PD)El sangriento juego de Turandot ha llegado a su fin: un joven misterioso ha resuelto los tres enigmas que le costaron la muerte a los que antes de él se atrevieron a darle respuesta. Es el castigo que, como venganza por la violencia sufrida por una antepasada suya por parte de un extranjero, reciben los príncipes que llegan desde otros reinos para pedir la mano de la peligrosamente atractiva princesa.

Pero Calaf ha respondido correctamente a las preguntas con la ayuda involuntaria de la misma Turandot: al último enigma, ¿Qué es lo que quema como el hielo, y cuanto más frío es, más quema?, inspirado por la deslumbrante belleza y la despiadada crueldad de Turandot, pronuncia su nombre, ganando así el derecho a casarse con la princesa.

Turandot no reacciona como él esperaba y, tras suplicar en vano a su padre el emperador que no autorice la boda, le dice al extranjero que casándose con ella sólo conseguirá tener a su lado a una mujer que le seguirá odiando toda su vida.

Para intentar vencer su hostilidad, Calaf le propone un nuevo enigma: si ella descubre su nombre antes del amanecer, podrá ordenar al verdugo que le ejecute. Ella sin dudarlo acepta e inmediatamente ordena que nadie duerma en Pekín hasta que no se haya conseguido descubrir el nombre del atrevido forastero. Al mismo tiempo Calaf vive con impaciencia las horas que faltan para que llegue la luz del día, convencido de que entonces Turandot será nuevamente derrotada y deberá renunciar a su coraza de hielo y amarle. Así anima a las tinieblas a disiparse y a las estrellas a ponerse para que llegue el alba y, junto con ella, la victoria.

Una de las más evidentes reacciones del organismo humano ante las emociones es la irregularidad del ritmo cardíaco. De la misma manera, la enorme carga emotiva de la música de Giacomo Puccini conlleva una continua inestabilidad rítmica, un pulso muy variable que he intentado recrear (sin querer tampoco exagerar) en el siguiente arreglo para flauta dulce. Las indicaciones metronómicas que aparecen encima de la partitura son el rastro que ha dejado el truco que he tenido que emplear para que la reproducción incluyera esas inflexiones del ánimo.

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Marta Moro Contestar

    ¡Que maravillosa coincidencia! Ayer estuvimos en la entrega de Premios del ITE y hoy veo la estupenda entrada sobre el Nessun Dorma que usé en mi blog debido a un anuncio que utiliza este tema:

    http://www.vamosapublicidad.com/los-cinco-sentidos/

    Enhorabuena por el merecido 1º Premio.
    Marta Moro

  3. Massimo Pennesi Contestar

    Muchas gracias, Marta, y enhorabuena a ti también por el premio a tu estupendo trabajo.
    Esperemos que tengamos más ocasiones para encontrarnos en el futuro, todas tan buenas como la de ayer.
    Un saludo

  4. Pingback: Nessun dorma (Turandot) - Il flauto dolce

  5. Pingback: Nessun dorma (de Turandot) | La flauta dulce

  6. Pingback: Nessun dorma (Turandot) - Il flauto dolce

  7. Pingback: Nessun dorma (de Turandot) | La flûte à bec

  8. Pingback: Nessun dorma (da Turandot) - Il flauto dolce

  9. Pingback: Nessun dorma (aus Turandot) - Blockflötennoten

  10. Pingback: Nessun dorma (de Turandot) - La flauta dulce

  11. Pingback: Nessun dorma (from Turandot) - Recorder Sheet Music

  12. Pingback: Nessun dorma (de Turandot) - La flûte à bec

Deja un comentario

*