Hasta siempre, Enrique

Enrique Morente

Enrique Morente en el Palau de la Música Catalana el 13 de marzo de 2009 (A partir de una foto de alterna2, CC en Wikimedia Commons)

El mundo del flamenco está de luto. Acaba de irse uno de los mejores cantaores de todos los tiempos.

La esperanza de una recuperación, que se volvía tanto más fuerte cuando más preocupantes eran las noticias que llegaban desde el hospital, no se ha podido cumplir: Enrique Morente se fue pocos días antes de cumplir los 68 años, demasiado pronto para cualquier persona y más aún, si cabe, para un hombre que todavía tenía mucho que contar, mucho que cantar y muchas emociones para regalar al mundo.

Cantaor sin prejuicios, exploró numerosas sendas para buscar lo flamenco en los sitios más inesperados, encontrándolo entre ritmos, melodías, armonías y timbres tan diversos como los del jazz, el rock, las voces búlgaras, la música andalusí o la sinfónica, demostrando así la gran vitalidad y fecundidad del cante jondo.

Su inquietud también le llevó a profundizar en la obra de poetas de todas épocas y estilos desde el Siglo de Oro hasta nuestros días, pasando, obviamente, por otro ilustre granaíno: Federico García Lorca.

Enrique se ha ido en la plenitud de su creatividad, dejando varios proyectos a medio terminar. El vacío que deja entre los aficionados al flamenco es enorme. Más grande aún, e imposible de llenar, es el vacío que deja en su familia, a la que envío mi más sentido pésame.

Pero, como siempre ocurre con los grandes artistas, Enrique Morente sigue vivo en nuestra memoria y en el legado musical que nos deja, que inspira y seguirá inspirando a muchas generaciones de cantaores y cantaoras.

Acerca del autor

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

*