La primavera de Beethoven

BeethovenVuelve la primavera, estación celebrada por muchos músicos: en este blog ya hemos hablado de cómo la veían Vivaldi y Stravinsky. Aprovechamos el día del equinoccio para disfrutar de otra obra musical que de alguna manera está relacionada con la primavera, la Sonata para violín y piano nº5, Op.24 de Ludwig van Beethoven.

En realidad, al contrario de lo que ocurre con el concierto vivaldiano (basado en el primero de los cuatro sonetos con los que el propio compositor describe las estaciones) y con el ballet strawinskiano (que describe el sacrificio ritual de una adolescente que danza hasta la muerte para atraer el favor de los dioses ante la llegada de la nueva estación), no hay ninguna razón extramusical que vincule la obra de Beethoven con la primavera. Tampoco hay ningún dato que vincule el título con el compositor, siendo muy probable que la idea haya salido del editor, que intentaba así hacer que la partitura fuera más atractiva para los músicos, sobre todo los aficionados, los mayores consumidores de música impresa durante el Romanticismo, época en la que se consideraba la música capaz de evocar todo tipo de imágenes y sensaciones.

La interpretación que os propongo es la de una violinista a la que no veo desde hace casi veinte años y a la que debo mucho: Dora Bratchkova, mi última profesora de violín, con la que estudié después de haber finalizado el conservatorio.

Fue un año muy productivo, debido a que sus conocimientos violinísticos y musicales están acompañados por una gran habilidad pedagógica y didáctica. Me impactaba la facilidad con la que diagnosticaba los problemas técnicos ofreciendo inmediatamente la solución personalizada, consistente en una pequeña modificación de la posición o de un movimiento. Pero era aún más asombroso ver cómo conseguía trabajar el fraseo, transformando nuestras ejecuciones en interpretaciones, nuestro tocar en cantar.

Casi simultáneamente ambos nos fuimos de Italia. Su destino fue Alemania, donde actualmente es profesora en el Conservatorio de Mannheim, concertino de la Orquesta de la Deutsche Radio Philharmonie de Saarbrücken y primer violín del Cuarteto Rasumowsky.

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Franco Contestar

    Saludos Massimo, una vez más (como desde hace varias semanas con la entrada sobre el 8 de marzo), me ha gustado mucho lo que compartes en tu blog. No conozco mucho de música de cámara pero Beethoven y Mozart siempre me han dejado una sensación muy intensa.

    Me gustaría compartir esto en mi blog pero trato de que sean sólo contenidos 100%libre ¿tú crees que habría problema si transcodifico el video a Vorbis, para que mis visitantes puedan disfrutar el audio? Y si no hay problema ¿podría ligar a esta entrada para que puedan leer tu nota personal al respecto?

    Muchas gracias, te seguiré leyendo.

  3. Massimo Pennesi Contestar

    Hola Franco,

    Muchas gracias por tu visita y tu comentario, gracias al cual he conocido tu interesante y útil blog.

    Puedes enlazar a educacionmusical.es libremente, así como copiar y distribuir libremente sus contenidos originales con las únicas limitaciones que establece la licencia bajo la cual está publicado: Creative Commons 3.0 BY-SA.

    Sobre la posibilidad de modificar el vídeo, siento no poder contestarte, ya que no soy el titular de los derechos de la película: al igual que hago con otros vídeos alojados en servicios externos a este blog, me limito a insertarlos utilizando la etiqueta embed, manteniendo así visible el nombre del servicio (en este caso YouTube) y proporcionando enlace al sitio.

    Un cordial saludo

  4. Lourdes Ortega Contestar

    Gracias Massimo por compartir tan hermosa interpretación. No conocía “La Primavera” de Beethoven, y me encantó. Subí el enlace a mi facebook para compartirlo.

    Un abrazo desde Panamá.

    Lourdes Ortega

Deja un comentario

*