Qué Ministra de Cultura…

Ministra de cultura...“Mozart vivía en la miseria por no tener derechos de autor. Si los hubiera tenido él y su familia hubieran vivido mejor y él hubiera sido más libre para crear.” (Ángeles González-Sinde, Ministra de Cultura).

Analicemos la cantidad de tonterías que esta señora ha sido capaz de pronunciar sin respirar entre medias:

1) Mozart vivía en la miseria...: A pesar de las dificultades económicas que pasó durante largos períodos de su vida, Mozart no vivía en la miseria: él y su familia habitaban en una buena vivienda, comían bien, vestían bien y hasta se permitían lujos que no eran muy comunes en esa época. El hecho de gastar tanto fue la única causa de dichas dificultades económicas, ya que sus entradas nunca fueron escasas. El entierro en una fosa común, que se cita con frecuencia para intentar demostrar la tan romántica como infundada miseria de Mozart, era habitual en la época para la gente de la posición social de Mozart.

2) … por no tener derechos de autor. Salieri tampoco tenía, ni Haydn, ni ningún otro de sus contemporáneos y antecesores, tanto músicos como escritores, pintores, escultores, etc.  ¿Vivieron todos en la miseria?

3) Si los hubiera tenido él y su familia hubieran vivido mejor…: No sé de qué manera… ¿quizás con la venta de CD o con los derechos de retransmisión televisiva? Desde luego no vendiendo partituras: el músico aficionado, objetivo principal del mercado editorial musical, aparece después de la muerte del compositor de Salzburgo.

4) … y él hubiera sido más libre para crear. Mozart componía incansablemente, lo demuestra su catálogo, más de 600 obras. Si no escribió más fue porque murió con sólo 35 años, y no de hambre, sino por enfermedad. Es más, yo diría lo contrario: en aquella época para ganar había que componer o ejecutar música, y no sólo tender la mano para recibir cánones digitales (auténticas extorsiones a los que utilizamos nuestros aparatos electrónicos para nuestras propias creaciones) o ayudas gubernamentales repartidas entre amigos. Quizás, con lo mucho que le gustaba la juerga, si también Mozart hubiera podido ganar dinero sin trabajar no nos hubiera legado tantas obras maravillosas.

En fin, menos mal que sí había ya derechos de autor cuando Ramoncín, Bautista y la misma Sinde empezaron a crear, que si hubiera sido por el tal Mozart a ver que les enseñabamos ahora a nuestros alumnos y alumnas.

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Enrique Contestar

    ¡Genial! Me encanta tu argumentación, aunque personajillos como esta señora no se merecen perder tiempo y neuronas en ellos. ¡Gracias a Dios que no existían en vida de Mozart!

    Enhorabuena por el blog.

    Enrique

  3. massimo Contestar

    Muchas gracias, Enrique. Tienes razón en parte, esta gente no se merece los bytes que les dedicamos, pero es tan importante la función que (mal)hacen y tan graves los daños y abusos que cometen que me resulta difícil resistir al impulso de denunciarlos.

    De todas formas, escribir este post no ha sido inútil: como mínimo me ha servido para conocer tu excelente blog.

    Un saludo.
    Massimo

  4. Félix Sánchez- Laulhé Contestar

    Seguramente si el SGAE hubiera existido en tiempos de Mozart, el pueblo no hubiera podido cantar las arias de las óperas de Mozart por miedo a que un inspector escondido les pidiese el canon. Las obras de Mozart se habrían almacenado en su época y Mozart hubiera muerto realmente pobre (Cosa que NO era así). Si el SGAE no existiera en esta época, gente con muchiiiiiiiiiiiiiiiiisima menos calidad musical que Mozart no estaría viviendo del cuento por haber hecho “música” (difiero con ellos en el concepto de musica) hace un tiempo y nos habríamos olvidado de ellos y de su música hace muuuuuuuuuuuuuucho tiempo. (Y no quiero decir nombres: RAMONCÍN).

    Para finalizar, si pudiéramos proponer un cambio con siglo XVIII, traer a Mozart a nuestra época y enviar a Ramoncín al año 1785, podríamos comprobar si la música del “gran autor contemporáneo” Ramoncín hubiera prosperado en el tiempo sin que el SGAE interviniese, y por contra, veríamos si “el pobre” Mozart tendría que utilizar la “ayuda” del SGAE para ganarse la vida como músico.

  5. Máximo Núñez Contestar

    Muy interesante todo tu portal y en particular la reflexión de este post. Espero que los docentes no nos desanimemos mucho con los “políticos” e intentemos hacer de nuestra pequeña Tierra un mundo mejor. Un fuerte abrazo.

  6. massimo Contestar

    @Félix Ya me encantaría poder enviar a Ramoncín al 1785, y antes todavía: si fuera posible lo enviaría a la Edad de la piedra, donde sería el rey del pterodátilo frito

    @Máximo Gracias, casitocayo 😉 Desde luego que no conseguirán desanimarnos. Todos los días que nos quedan por vivir seguiremos luchando por un conocimiento libre.

  7. Rafa Contestar

    Hola Massimo,
    enhorabuena por tu blog, me he permitido el lujo de publicar este artículo en el mío, espero que sea de tu agrado.
    Un abrazo
    rafa rufino

  8. massimo Contestar

    Hola Rafa, me alegro de que te haya parecido tan interesante como para darle eco. Un saludo

  9. Enrique Contestar

    ¡Muchas gracias por el piropo, Massimo! Un placer.

    Enrique

  10. Diego Sobrino Contestar

    Estimado Massimo,
    he conocido tu trabajo por el artículo de Paco Muñoz para el Blog de Heda, y me parece realmente fantástico. ¡Enhorabuena!
    Por otra parte, completamente de acuerdo con tu artículo. Sin comentarios!
    Diego

  11. massimo Contestar

    Muchísimas gracias por tus amables palabras, Diego.
    Enhorabuena por tu blog y por el Congreso del alumnado: ¡qué idea más genial!

  12. montuno Contestar

    Muy acertada tu reflexión.

    A la señora Sinde se le escapa que al no estar pendientes de las regalías los músicos se dedicaban a lo que se espera de ellos: La música.

Deja un comentario

*