Santa Lucia

The Boats of Vesuvius, CC Trey Ratcliff

The Boats of Vesuvius, CC Trey Ratcliff

En pleno casco antiguo de Nápoles está la basílica de Santa Lucia a Mare, tan antigua como para dar pie a la leyenda que cuenta que su fundadora fue la nieta del emperador Constantino, aunque en realidad los testimonios más antiguos de su existencia datan del siglo IX. Está en la calle Santa Lucia, en el barrio homónimo (Borgo Santa Lucia), una de las zonas con más solera de esta ciudad italiana, cuyos habitantes, llamados lucíanos, seguramente estarán hoy de fiesta.

El paseo marítimo de esta barriada está delimitado por dos pequeños puertos en los que, además de los pescadores, también atracan los barqueros que llevan a los turistas de paseo por el golfo de Nápoles, para disfrutar de la brisa y de las maravillosas vistas a la ciudad, al Vesubio, a la península sorrentina y a las islas de Capri, Prócida e Isquia.

Esta imagen tan pintoresca estará completa si le añadimos el reflejo de la luna llena en el mar y más aún si además le añadimos una suave brisita y un calmo oleaje que mezca suavemente la barquita.

Todos estos ingredientes están en el texto de una famosísima canción napolitana cuyo título también es precisamente Santa Lucia. El que canta es uno de los barqueros de los que hablábamos antes, invitando a los viandantes a disfrutar de la agradable noche con estas palabras:

Sul mare luccica
l’astro d’argento,
placida è l’onda,
prospero il vento.
Venite all’agile
barchetta mia!
Santa Lucia,
Santa Lucia.

En el mar riela
el astro de plata,
plácida es la ola,
prospero el viento.
Venid a la ágil
barquita mía.
Santa Lucía,
Santa Lucía.

Con questo zeffiro
così soave,
oh com’è bello
star sulla nave!
Su passeggeri,
venite via!
Santa Lucia,
Santa Lucia.

Con este céfiro
tan suave,
ay que bonito
estar en la nave.
Venga viajeros
venid conmigo.
Santa Lucía,
Santa Lucía.

In fra le tende
bandir la cena
in una sera
così serena
chi non dimanda
chi non desia?
Santa Lucia,
Santa Lucia.

Entre las tiendas
tomar la cena
en una noche
tan apacible
quién no pide
quién no desea.
Santa Lucía,
Santa Lucía.

 

Esta canción tradicional, transcrita por Teodoro Cottrau a mediados del siglo XIX, ha traspasado las fronteras italiana arraigando en muchos países, entre los que destacan Suecia, donde anima una de sus más importantes tradiciones populares, y Estados Unidos, en donde la mayoría de las canciones tradicionales napolitanas han alcanzado una gran popularidad gracias a las interpretaciones de algunos tenores muy famosos, como Enrico Caruso o Mario Lanza. Y al igual que con la mayoría de las demás canciones partenopeas, ésta también entró en el repertorio de Elvis Presley.

Finalmente, un arreglo para flauta dulce y guitarra, para disfrutar haciendo música en estos días con tantas horas de oscuridad.

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

  2. Pingback: Santa Lucía | La flauta dulce

  3. Pingback: Santa Lucia | Recorder Sheet Music

  4. Pingback: Santa Lucia - Blockflötennoten

  5. Pingback: Santa Lucia - Il flauto dolce

Deja un comentario

*