Il canto sospeso, o el compromiso social y político en la música

Luigi Nono

Luigi Nono (GFDL, WikiMedia Commons)

Muchos músicos han plasmado en su obra, además de sus habilidades técnicas y su gusto estético, también su compromiso social y político, en algunos casos de manera implícita ―a veces hasta subliminal― por ejemplo Beethoven en las sinfonías Heroica y Coral o Verdi en sus óperas Rigoletto y Nabucco, y en otros de forma totalmente explícita, como en el caso de Arnold Schönberg en Un superviviente en Varsovia o de su yerno Luigi Nono en cualquiera de sus obras.

De hecho, para el compositor italiano, del que celebramos hoy el 22º aniversario del fallecimiento, su actividad artística era absolutamente inseparable de su activismo político, caracterizado por un fuerte antifascismo, y de su preocupación por la justicia social, aspectos muy evidentes en los títulos de la gran mayoría de sus obras, entre las cuales recordamos: La victoire de Guernica y los tres epitafios dedicados a García Lorca (aquí va el 2º: Y su sangre ya viene cantando), sobre la guerra civil española; Canti di vita e d’amore: sul ponte di Hiroshima, contra el holocausto nuclear; Ricorda cosa ti hanno fatto in Auschwitz, basado en los testimonios de supervivientes de ese campo de concentración nazi o La fabbrica illuminata, una denuncia de la explotación a los trabajadores por parte del capitalismo.

Probablemente su obra más emblemática sea Il canto sospeso, una conmemoración de las víctimas de los fascismos europeos del siglo XX, cuyo material musical es una serie dodecafónica que incluye todos los intervalos:

Serie de Il Canto sospeso

y cuyo texto está compuesto por unos fragmentos de las cartas que algunos partisanos condenados a muerte escribieron a sus padres para despedirse antes de su ejecución.

Particularmente conmovedoras son las dos siguientes, la primera de Chaim, un campesino polaco de tan sólo 14 años;

Si el cielo fuera papel y todos los mares del mundo fueran tinta, no alcanzaría con ello describir mi sufrimiento y todo lo que he visto a mi alrededor. Digo adiós a todos y lloro […]

La siguiente es de un maestro y periodista búlgaro de 26 años, Anton Popov:

Estoy muriendo por un mundo que brillará con una luz de tal  fuerza y belleza que mi propio sacrificio no es nada. Millones de hombres han muerto por esto en las barricadas de la guerra. Yo muero por la justicia. Nuestras ideas triunfarán […]

En el siguiente vídeo, las cartas son leídas por Ben Kingsley y la música es interpretada por la Orquesta Filarmónica de Berlín dirigida por Claudio Abbado.

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

*