Yo creo en la escuela pública

Escuela pública de tod@s y para tod@sEn esta época tan tormentosa que nos está tocando vivir, en la que cada día vemos como las conquistas sociales de más de treinta años son gravemente amenazadas justamente por los que, elegidos por el pueblo para representarle, deberían dedicarse a defenderlas, consolidarlas y ampliarlas y que, sin embargo, se dedican a recortar recursos y a desprestigiar la escuela pública, me identifico totalmente con la siguiente reflexión de Dolores Álvarez que, de manera lúcida y clara, pone en evidencia algunas de las razones por las que cree en la escuela pública.

Copio y pego el texto completo porque suscribo cada una de sus palabras y no sabría expresarlo mejor. Muchas gracias, Loli.

Yo creo en la escuela pública

por Dolores Álvarez

Después de ver este vídeo publicado por  me pongo a reflexionar por qué creo en la escuela pública y como consecuencia de ello, saco las siguientes conclusiones:

1. La Escuela Pública es un reflejo de la sociedad, en ella están inmersos todos los colectivos que viven en una zona determinada, sin excluir a nadie, sin abrir burbujas en el mundo ni en la sociedad que nos rodea. Debemos educar a nuestros hijos y alumnos para que sepan vivir en comunidad y ahí, en la Escuela Pública, es donde están dichos colectivos. Se educa para incluir y no para desintegrar.

2. En La Escuela Pública están los mejores profesionales, aquellos que se preocuparon de la EDUCACIÓN, aquellos que creyeron que por la Educación merecería la pena trabajar, aquellos que además de hacerlo como medio de vida creyeron que era la salida a su vocación de educar a las personas que están en época de crecer, física y espiritualmente.

3. En la Escuela Pública se educa para salir al mundo y transformarlo.No se trata de crear espectadores continuistas del mundo que ya existe, se trata de formar a personas críticas con su entorno y con capacidad para hacer otra forma de vivir, otra forma de estar en sociedad como ciudadanos activos, participando en el desarrollo de sus vidas.

4. En la Escuela Pública se fomentan valores, aunque en las familias no los hayan aprendido, no se da nada por supuesto, hay que educar en todo momento y en todo lugar.

5. En la Escuela Pública no se adoctrina hacia una única dirección, se abren puertas al mundo con las diferentes formas de creer y de pensar, se forma a personas críticas con cualquier forma de concebir el mundo que le rodea.

6. En la Escuela Pública hay recursos humanos para atender la inclusión y para atender las diferencias de las personas y respetarlas.

7. En la Escuela Pública hay las mejores instalaciones donde a la educación se le ha dado un valor social y en la que los espacios son también educativos y forman parte del desarrollo del currículum.

8. En la Educación Pública hay seguimiento de leyes que en teoría son muy buenas y que tratan la formación de las personas de un modo integral.

9. En la Escuela Pública hay materiales que nos ayudan a educar y a hacer mejores personas, no faltan recursos ni didácticos ni de infraestructuras.

10. En la Escuela Pública hay redes sociales que se van tejiendo en beneficio de nuestro alumnado.

Sí, todo esto existe, yo lo he vivido y ahora está siendo atacado por los propios gobernantes que no creen en esta Educación Pública. No hace falta que nos quejemos, hay que actuar, hay que decirle a estos señores que la Educación Pública es muy seria y que hay que invertir en su futuro, no se le pueden poner barreras y fomentar la privada.

No matemos la vocación de estos grandes profesionales que creen en la Educación Pública, al revés veámoslos como personas que van a ayudar a transformar la sociedad, mimémoslos, considerémoslos como personas que tienen en sus manos el futuro  y démosles todo lo que necesiten para hacer grande la Educación de este país.

Invito a la participación de aquellas personas que lean este artículo para que este Decálogo se engrandezca con la colaboración, la crítica y la expresión de diferentes ideas.

Acerca del autor

Entradas relacionadas

  1. Pingback: Bitacoras.com

Deja un comentario

*