Joaquín y Victoria

Hace unos días, gracias a @dsobrino, llegué a este vídeo, que cuenta la historia que inspiró a Joaquín Rodrigo en la composición del segundo movimiento de su celebérrimo Concierto de Aranjuez.

Este interesantísimo documento gráfico está realizado mediante el montaje de tres diferentes tomas: la primera es la ejecución de esa obra por el guitarrista malagueño Pepe Romero acompañado por una de las orquestas más prestigiosas del mundo, la Academy of Saint Martin in the Fields, dirigida por su fundador, Neville Marriner; en la segunda el solista le cuenta al director el triste episodio de la biografía de Joaquín Rodrigo que motivó e inspiró la composición del tiempo central del concierto, detallando y ejemplificando a la guitarra los elementos musicales que pretenden representar y transmitir los sentimientos que acompañaron al compositor en aquellas circunstancia; finalmente, el tercero contiene una entrevista a Victoria Kamhi -que conoció a Joaquín en 1928 y se casó con él cinco años más tarde- y algunos momentos de la pareja.

Estas escenas, el testimonio de Vicky y las imágenes de ella y Joaquín, son extremadamente tiernas: se les ve tan frágiles por su avanzada edad pero a la vez tan fuertes por la solidez de su amor, pues su paso es incierto y tambaleante pero su apoyo recíproco es firme y sólido.

La conmoción culmina hacia el final del vídeo, cuando con un gesto Joaquín le pide a Victoria que estreche su mano ―su manera de poder mirarla a los ojos― cosa que ella, como de costumbre, se precipita a hacer: sus manos están constantemente entrelazada, relata el periodista que escribió este artículo con ocasión de sus 60 años de vida juntos, dos años después.

Victoria era una excelente pianista, aunque renunció al concertismo para poder estar cerca de su marido, del que fue también colaboradora artística, pues escribió, revisó y tradujo numerosos textos de sus obras. Ambos fallecieron en un mes de julio, ella primero, en 1997, y luego él, dos años más tarde.

Entradas relacionadas

  1. Diego Sobrino Contestar

    Gracias por compartirlo, Massimo. Hoy, en Radio Clásica, he descubierto otro artista fallecido durante la I Guerra Mundial: Enrique Granados. La historia es apasionante, ya que murió ahogado junto con su esposa cuando su buque fue torpedeado en el Canal de la Mancha por un submarino alemán. Paradójicamente, sus descendientes han sido una saga de nadadores de éxito.
    Sus goyescas me ponen la carne de gallina, pocas obras tienen esa emotividad

  2. Massimo Pennesi Contestar

    Gracias a ti, Diego, por la sugerencia, el comentario y esta nueva propuesta que tarde o temprano tendré en cuenta.

Deja un comentario

*