Punset y la Ley Sinde

Insisto en que Ángeles González-Sinde no debe ser Ministra de Cultura porque no tiene claro el concepto mismo de cultura. Y para aclararse, sólo necesitaría consultar el diccionario de la RAE: Conjunto de conocimientos que permite a alguien desarrollar su juicio crítico.

Sin embargo, por megalomanía o por intereses económicos (o por ambas cosas), la titular de esa cartera, que actualmente estaría mejor descrita si se llamara Ministerio de la Industria Española del Recreo y la Diversión Audiovisual, cree que en el mapa astronómico de la cultura todo el universo gira alrededor del minúsculo asteroide que representa el cine.

Y lo peor es lo que está dispuesta a hacer para defender los abusivos intereses económicos de un lobby (al que ella misma pertenece, no lo olvidemos)  que nos cobra repetidas veces por el mismo concepto:

  • con las subvenciones que proceden directamente de nuestros impuestos;
  • con otro impuesto específico, el canon, basado en el concepto totalmente equivocado de que utilizamos los artefactos electrónicos gravados con ese impuesto para copiar sus creaciones. Así nos cobran abusivamente por los archivos que producimos y sus copias de seguridad, por el software libre que utilizamos, por nuestras fotos y vídeos, por los materiales curriculares que elaboramos para nuestro alumnado y un larguísimo etcétera;
  • con su beneficio en el precio de la copia que se vende en soportes como CD o DVD;
  • por comunicación pública (por ejemplo: por poner el DVD original de una película subvencionada con fondos públicos en un aparato reproductor gravado por el canon digital en un Centro de mayores);

En fin, para defender este tipo de atropellos, la señora Sinde está promoviendo una ley que altera el equilibrio democrático, sobrepasando al Poder Judicial, y pone en peligro la independencia de Internet, permitiendo la extralimitación de la autoridad administrativa en competencias que constitucionalmente sólo le corresponden a los jueces: esto es, cerrar un sitio web sin orden judicial.

La perversidad de esa intención es tan evidente y peligrosa que Eduardo Punset, una de las personas que más intensa y eficazmente trabajan en favor de la divulgación del conocimiento, no ha podido evitar hacer unas declaraciones contundentes contra estos intentos de control y censura de Internet. Aunque dudo que Ángeles González-Sinde tenga la voluntad o la capacidad de entenderlo.

Acerca del autor

Entradas relacionadas